Los post de Manuel Jesús Fernández Naranjo

¿Cómo entendemos la educación del siglo XXI? Esta es la pregunta clave. De esto depende todo nuestro enfoque como docentes y que nuestro posterior desempeño profesional no sea frustrante y que digamos alguna vez “yo no trabajo para esto” o “yo no me preparé para esto”. Podemos plantear, con simpleza, pero gráficamente dos opciones diferentes que pueden marcar lo anterior.

Si consideramos que la escuela sólo enseña conocimientos, es una institución académica, de instrucción. Si consideramos que no todo el alumnado puede sacar partido de su educación y que algunos/as sobran nos encontraremos con más problemas para asimilar la realidad de los centros y de las aulas y para desarrollar lo que consideramos nuestra profesión.

Si, por el contrario, además de conocimientos consideramos que la escuela transmite valores, que la educación es un servicio público inestimable para la sociedad, que hay que integrar a todo el alumnado dándoles su sitio en el sistema y que con la educación se pueden ir venciendo las desigualdades sociales, nos encontramos con algo más utópico quizás, pero con algo, también, que nos acerca a lo que son los centros y las aulas actuales y futuras, que nos acerca mucho más a la realidad educativa y, por lo tanto, nos frustrará menos y nos tendrá siempre pendientes de asumir los retos que se nos planteen.

Además tenemos que tener en cuenta el papel del docente. Ya no es el monopolio del saber, el aprendizaje informal y no formal ha ido quitando terreno al formal como única vía de conocimiento. Por ello, el docente del siglo XXI ha de ser un facilitador, un guía del aprendizaje del alumnado y no sólo un mero transmisor de conocimientos.

Otra cuestión importante es que nuestro principal objetivo debe ser nuestro alumnado. Todos los sistemas educativos que han demostrado éxito y excelencia son aquellos que consideran al alumno como el eje del sistema, el centro sobre el que hay que incidir para  mejorar el sistema educativo. Hay que valorarlos/as a todos/as. Todos/as tienen algo que aprender, aunque cada uno/a al ritmo que pueda asumir.

Finalmente, hay que pensar que las familias deben ser nuestras aliadas y que aunque no todas asumen el hecho educativo de manera positiva, podemos hacer poco si no contamos con su ayuda.




Manuel Jesús Fernández Naranjo

Licenciado en Geografía e Historia, docente de Ciencias Sociales desde el curso 1987-1988. Actualmente, Director del IES Virgen del Castillo desde el curso 2003/04. Mis intereses son la innovación educativa, la organización escolar y el nuevo papel del docente.

Conoce nuestra Oferta Académica




Powered by ChronoForms - ChronoEngine.com

Más post del autor

© UNIR - Universidad Internacional de La Rioja 2014