Blog de Infantil y Primaria

La publicación del DSM V (Manual Diagnóstico y Estadístico de los trastornos mentales) está generando mucha expectación ante la evolución de las diferentes publicaciones de la Asociación Americana de Psiquiatría (APA, 2013).

El objetivo de esta nueva publicación es actualizar los avances científicos sobre los trastornos mentales. Desde que en el 2010 la APA anunciara el comienzo de los ensayos de campo para el DSM V, y por tanto, mostrara las importantes modificaciones que esta nueva versión traerá, surgen las primeras críticas, destacando como más importantes su pobre e inconsistente redacción y la creación de nuevos diagnósticos con umbrales muy bajos, lo que supondría que gran parte de la población se vería afectada (Frances, 2010; García, Saldivar, Llanes, y Sánchez, 2011). Las posibles modificaciones en las categorías diagnósticas han ido evolucionando desde entonces.

Dentro de los desórdenes de inicio en la infancia y la adolescencia, sin lugar a dudas, el posible cambio en la clasificación de los Trastornos Generalizados del Desarrollo (APA, 2013) ha sido la modificación que más revuelo ha suscitado. Este cambio supone reorganizar y renombrar esta clasificación, pasando a denominarse esta categoría como Trastornos de Espectro Autista,  incluyendo en un solo diagnóstico  y, por tanto, eliminando las etiquetas de los siguientes trastornos: Síndrome de Asperger, Trastorno Infantil Desintegrativo y Trastorno Generalizado del Desarrollo no especificado. Para tal cambio la APA alega que los síntomas de los trastornos de este espectro atienden a un continuo de leve a grave, y por tanto, en realidad no se tratan de trastornos distintos.

Ante tal modificación surgen numerosas disconformidades y críticas por especialistas, indicando que tal ahorro en las categorías surge por centrarse solo en los síntomas y no atender a las causas, además de no seguir a los criterios de la OMS, pues está previsto que en el CIE-11, por ejemplo,  se mantenga el Síndrome de Asperger como entidad propia (EITA, s.f.). Y por otro lado, y lo más importante, afectaría a las personas que en la actualidad presentan estos diagnósticos, por las numerosas consecuencias tan inmediatas que puedan surgir ante la desaparición de estas etiquetas nosológicas. Por tanto, la expectación está más que justificada.

Referencias bibliográficas:

American Psychiatric Association (APA). (2013). DSM-5 Development. Recuperado de: http://www.dsm5.org

EITA (Equipo de Investigación y Tratamiento en Asperger y Autismo). (s.f.). Defendiendo el Síndrome de Asperger en el siglo XXI: Segunda Parte. Recuperado de: http://eita.pe/generales/el-asperger-en-el-s-xxi-segunda-parte

Frances, A. (2010, Feb. 11). Opening Pandora’s Box: The 19 Worst Suggestions For DSM5. Psychiatric Time. Recuperado: http://www.psychiatrictimes.com/dsm/content/article/10168/1522341?pageNumber=1&verify=0

García, G., Saldivar, A.H., Llanes, A. y Sánchez, I.G. (2011). El DSM-V.  Luces y sombras de un manual no publicado. Retos y expectativas para el futuro. Salud Mental, 34 (4), 367-378. http://redalyc.uaemex.mx/src/inicio/ArtPdfRed.jsp?iCve=58221317009




Sonia Gutiérrez Gómez-Calcerrada

Licenciada y Doctora en Psicología, en el área de Personalidad, Evaluación y Tratamientos Psicológicos (Psicología clínica y de la salud).

Conoce nuestra Oferta Académica




Powered by ChronoForms - ChronoEngine.com

Más post del autor